Otro blog.

Diseño, comunicación y emprendimiento en tecnología. Por Juancabrito.

Microinteracciones en Emprendimientos. Una Lección Del Diseño.

| Comentarios

Con el emprendimiento en mente por un lado y el diseño por otro, muchas veces encuentro ciertas relaciones. Esta publicación es sobre “Microinteracciones” (Microinteractions) el libro de Dan Saffer; mi punto de vista sobre cómo ciertas ideas se podrían aplicar a los emprendimientos.

Primero sobre el concepto de microinteración: muchas veces los productos que más nos gustan tienen algún detalle particular que nos hace pensar que todo el resto del producto vale la pena. A veces no tanto, pero los detalles hacen la diferencia, y pueden hacer a un producto —o servicio— necesario o inolvidable.

Un ejemplo en internet podría ser la máquina de búsqueda de Google. No sólo funciona bien, encontrando los recursos más pertinentes (la mayoría de las veces), sino que el autocompletado puede hacer que ciertas búsquedas repetitivas o populares nos muestren los resultados correctos casi instantaneamente.

En la microinteracción de la búsqueda de Google, un detalle inolvidable. Google le desea feliz cumpleaños en base a la información de su perfil de Google+. ([littlebigdetails.com][])En la microinteracción de la búsqueda de Google, un detalle inolvidable. Google le desea feliz cumpleaños en base a la información de su perfil de Google+. (littlebigdetails.com)

Saffer define como microintreracciones a los detalles funcionales e interactivos de un producto, pero que no son funcionalidades completas, mas bien parte de las funciones o características principales de un producto (aunque un producto puede ser una sola microinteracción también).

Entre emprendedores algunas veces hay gran emoción por una idea, ansiedad de ver los réditos, y luego pica el bicho del emprendimiento serial. ¿Será que en esos casos se corre el riesgo de comenzar a ver el bosque y no los árboles? En relación a las microinteracciones esto quiere decir olvidar los detalles.

Una microinteracción bien lograda puede lograr convertirse en un Signature Moment, o un diferenciador del producto. Eso que hace que lo prefiramos antes que otro que haga lo mismo.

“La diferencia entre un producto que amas y un producto que toleras son a menudo las microinteracciones que tienes en éste.”

Muchos negocios a lo largo del tiempo, en lo que conozco de mi país, caen en ese descuido de los detalles. Mi teoría es que una vez que el negocio funciona olvidan o pierden la motivación, y la motivación del producto o servicio parece transformarse en motivación por el dinero. Finalmente tenemos un propietario amargado que no sabe cómo crecer en ingresos (que es lo que le importa) y clientes con pobres experiencias, sin motivación de volver (o volver a comprar).

Si los emprendedores pierden la motivación de desarrollar las microinteracciones en su producto o servicio creo que es difícil que alguien más en la empresa lo vaya a hacer. No es imposible, puede ser también que un buen equipo, comprometido con la propuesta de valor, que comparta la visión, haga un excelente trabajo en crear esos Signature Moments mientras los fundadores se enfocan en otras tareas o en otros emprendimientos.

Sea cual fuere el caso, la emprendedora tendría que poner ojo en esos momentos en que el cliente o usuario interactúa con el producto o servicio y evaluar constantemente la experiencia que se está ofreciendo.

Esto en el libro se refiere a las microinteracciones de productos de software o hardware, pero creo que es aplicable incluso a las interacciones en el servicio, de persona a persona.

“En mercados competitivos, las microinteracciones son incluso más importantes. Cuando hay paridad en las características, es la experiencia al usar el producto lo que incrementa la adopción y lealtad a la marca.”

Hay una microinteracción cuando recibes un producto en la puerta de tu casa, otra cuando abres la caja, otra cuando entras a un lugar…

Los detalles del diseño crean la experiencia placentera, pero también el servicio. En la imagen un asiento en Singapore Airlines. ([lookslikegooddesign.com][])Los detalles del diseño crean la experiencia placentera, pero también el servicio. En la imagen un asiento en Singapore Airlines. (lookslikegooddesign.com)

Creo que el concepto de microinteracciones y la manera sistemática de definirlos por parte de Saffer merece discusión (espero escribir más sobre esto) por quienes hacen diseño. Para ver ejemplos de microinteracciones destacadas en el ámbito del software recomiendo el sitio de Little Big Details (littlebigdetails.com) que es de donde el autor saca prácticamente todos sus ejemplos gráficos para el libro.

Finalmente recomiendo el libro, principalmente para quienes desarrollan productos y diseñadores en general. También lo recomiendo para emprendedores, aunque las explicaciones técnicas podrían resultar aburridas para quien solo busca ideas para mejorar su producto o servicio.


Fuentes:

Saffer, Dan. “Microinteractions”. O’Reilly Media, 2013

Freelen, Murphy. “Smart Salon: Designing Microinteractions and the Power of Thinking Small”. Smart Design, Web. 25 julio 2013.

Comentarios